El Hotel Civera cierra este domingo sus puertas para una reforma con una inversión de 4 millones

Será sometido a una remodelación integral en la que el Grupo Gargallo, al que pertenece el Hotel Civera, invertirá más de 4 millones de euros. La reforma permitirá elevar de dos a tres estrellas la categoría del establecimiento, que centrará su oferta en el público mayoritariamente familiar que acude a Dinópolis.

El proyecto redactado por el equipo Arquitaria, que dirige el arquitecto Javier Gutiérrez, incide en el diseño de unas habitaciones amplias como exige este tipo de hospedaje, en dotar al hotel de una fachada moderna y en conseguir la máxima eficiencia energética.

Reapertura el 12 de febrero

Las obras comenzarán en cuanto se reciba la licencia del Ayuntamiento de Teruel, que se espera obtener dhotel-civera-reformae forma inminente.

Se está cerrando la adquisición de un local de 600 m² en la avenida Sagunto que servirá de aparcamiento. Tendrá entrada y salida monitorizada desde el establecimiento mediante cámaras. El espacio destinado a este fin, en la parte posterior del Civera, será para construir una piscina, posiblemente cubierta.

Es la segunda inversión millonaria que el grupo presidido por Miguel Gargallo realiza en la capital en los últimos años. También llevó a cabo entre 2015 y 2016 la ampliación del hotel Reina Cristina. Con un coste superior a los 8 millones de euros, esa actuación permitió elevar de tres a cuatro estrellas la categoría del establecimiento. Conservó los restos del antiguo portal de Guadalaviar, que formaba parte de la muralla medieval de la ciudad.

Los detalles de la remodelación del hotel Civera fueron facilitados por Adolfo Ibáñez, director general del Grupo Gargallo en Aragón. Según explicó, el número de habitaciones se reducirá de las 73 actuales a 54. La razón es que pasar a la categoría de tres estrellas exige mayor amplitud de espacios.

Diseño de las habitaciones

Veinte de las habitaciones se han diseñado de forma que podrán quedar conectadas entre sí, para formar una estancia familiar. “Una puerta se abrirá a un pequeño hall para que el matrimonio pueda estar en una habitación y los hijos en otra. Cada una de ellas con su cuarto de baño”, explicó.

Esta fórmula propicia mayor intimidad de los miembros de la familia y permite alojar cómodamente a parejas con tres hijos. Seis de las habitaciones tendrán terraza a la parte posterior del hotel, cuatro de ellas con acceso directo a piscina. Incorporará salón de 100 m² para reuniones y eventos, salón social con máquinas de vending y una pequeña cafetería.

Fachada

El mismo arquitecto que ha diseñado la reforma del Hotel Civera, Javier Gutiérrez, proyectó la remodelación del hotel Reina Cristina.

En el proyecto destaca la nueva fachada que sustituirá a la actual de ladrillo. Empleará 3 colores: el más oscuro en la parte baja, y un tono ocre intermedio en la mayor parte frontal. Otro color más claro en los dos volúmenes que sobresalen a ambos lados del edificio en los pisos superiores.

Junto con la renovación estética, la fachada es singular porque, según explicó el arquitecto, aplica las técnicas de eficiencia energética que serán obligatorias a partir de 2020.

Todo el exterior del edificio del Hotel Civera se “forrará” con una capa de aislamiento realizada con cemento. Sobre ella, se instalará un revestimiento de panel fenólico. “Se trata de un material de madera de altas prestaciones, inalterable al paso del tiempo y que hemos utilizado en otros proyectos con muy buenos resultados”, comentó Javier Gutiérrez.

Entre el aislamiento y el revestimiento quedará una capa de aire, formando una fachada que permitirá mejorar la eficiencia energética. Además, la iluminación será de tecnología led, y se sustituirán las calderas de gas natural para calefacción y agua caliente.

Accede a la noticia completa, en Diario de Teruel